año nuevo, sueños nuevos: ¡quiero un zapatero!

!Queremos un zapatero y lo vamos a conseguir!
Te vamos a dar algunas pistas para empezar el año con un buen propósito: conseguir el zapatero de tus sueños.

Gracias a esta mini guía podrás conocer los factores clave en la toma de decisiones a la hora de planificar tu armario a medida específico para calzado y empezar a soñar con los zapateros de las famosas.
(imagen: shopstyle.com)

Tiempo de lectura: 6:30

(imagen: Behold The Shoes Blind Closet)

Cada vez mimamos más nuestro hogar y somos más exigentes. Nos hemos dado cuenta que mejorando nuestra casa mejoramos también nuestro estado de ánimo y bienestar.
Generalmente en el top de los deseos está la cocina, seguido del armario (mejor si vestidor) y finalmente tener un zapatero de ensueño.
Sí señoras, queremos un zapatero! Pero no un rinconcito en una esquina del armario en el que sólo caben 4 pares de zapatos, sino un espacio en el que quepa todo el calzado que tenemos, sandalias, botas, playeras, tacones, etc... ¡Y todo el que vamos a tener!

(imagen: archzine.fr)

Armario zapatero: primeros pasos

De acuerdo, queremos un zapatero ¿y ahora por dónde empezamos?
Para que nuestro zapatero satisfaga todas nuestras necesidades tenemos que plantearnos algunas preguntas. Empezamos por más complicado: la ubicación. Primero tenemos que elegir el mejor sitio (que no siempre es el más intuitivo).
Luego tendremos que decidir si queremos un zapatero integrado en el armario (o vestidor), o un zapatero a parte que incluso podría estar en una habitación diferente.
Otra decisión importante: ¿para todas las estaciones o sólo para guardar el calzado de temporada?
Y finalmente: ¿abierto o cerrado?
Como ves son preguntas muy sencilla pero cuya respuesta no puede ser de impulso. Tenemos que pensar muy bien y sopesar muchos factores antes de responder. Pero tranquila, vamos a compartir contigo nuestro conocimiento y experiencia para guiarte paso a paso en la toma de decisiones.

(imagen: Stefano Bettio)

¿Cuál es la mejor ubicación par mi zapatero?

La respuesta es muy sencilla, dónde te gustaría calzarte o descalzarte. En la toma de esta decisión suele influir mucho el clima de nuestra zona. Con el clima del País Vasco, por ejemplo, lo lógico sería colocar el zapatero cerca de la entrada así en los días de lluvia o después de un paseo por el monte no llevamos la suciedad de la calle por toda la casa.

(imagen: pinterest.com)

Otro factor que puede influir a la hora de decidir ubicación es tu “forma de vestirte”, y no nos referimos a tu estilo. Si para decidir tu outfit eres de las que necesita tenerlo todo “a la vista” probablemente sea mejor que tengas tu zapatero cerca del resto de prendas y accesorios. Si por lo contrario “lo tienes todo bien organizado en tu cabeza” y tienes claro lo que te vas a poner sin necesidad de tenerlo a la vista te podrás permitir separar el zapatero del resto de armarios.
La ventaja de separar las funciones (vestirse-calzarse) es que no necesitas que todo el espacio de almacenaje de ropa esté en la misma habitación.

(imagen: facilisimo.com)

¿Armario exclusivo para zapatos o integrado en el ropero?

Una ventaja de tenerlo todo junto es que puedes tener todo a la vista en un único espacio. Pero para eso lo más importante es que tengas el espacio suficiente. Dado que este artículo va de “soñar”, con espacio suficiente nos referimos al espacio que te gustaría tener para tus cosas y no limitarnos a esa pequeña pared que queda libre en el dormitorio entre la mesilla y la puerta. A veces “amontonamos” las cosas en nuestro armarito sin darnos cuenta que tenemos espacios infrautilizados en casa.
Así que si el espacio de tu armario es limitado separa funciones y busca otros espacios en otras estancias.
Aquí también un factor que puede condicionar esta decisión es si necesitas tener todo a la vista a la hora de elegir “modelito”. En este caso es mejor que tengas todo junto, prendas, abrigos, calzado, accesorios.

(imagen: visiby.studio, diseño: Irantxu Hurtado)

¿Zapatero abierto o cerrado?

Está claro que si se trata de soñar, soñamos con un zapatero abierto para exponer y lucir toda nuestra “colección” de calzado, como en una serie de la tele.

(imagen: Ariel Gutraich, infobae.com)

Ahora, volviendo con los pies en la tierra, en la toma de esta decisión tienes que tener en cuenta en primer lugar la ubicación del zapatero. Si lo ubicas en la entrada de la vivienda el consejo es cerrarlo. No queremos que lo primero que vean nuestras visitas sea nuestro calzado. Otro factor a tener en cuenta es el polvo. Esté donde esté nuestro zapatero, si está abierto va a acumular más polvo y suciedad. Una opción intermedia es la de poner puertas acristaladas, protegen nuestros zapatos del polvo pero nos dejan ver su interior. Y lo último: ¿eres una persona ordenada? Si decides dejarlo todo a la vista y el orden no es lo tuyo tendrás que hacer un esfuerzo extra para que tus zapatos luzcan y no parezca un desván.

(imagen: kaufland.de)

¿Cómo tiene que ser mi zapatero?

Los factores de espacio, tamaño, forma de tu armario zapatero a medida dependen mucho de tu forma de ser:
¿Haces cambio de estación?
En este caso guardarás en cajas o en el camarote los zapatos que no vas a usar y las dimensione de tu zapatero puede reducirse. Sino tienes que dimensionar tu espacio en función de todo el calzado que tienes y que tendrás.

(imagen: elmueble.com)

¿Te cuesta desprenderte de tus cosas? Si regalar, donar, vender lo que ya no te pones no es lo tuyo y te gusta conservarlo todo “por si acaso”, entonces tu zapatero tiene que ser generoso.
¿Te gusta compartir? Si el zapatero es compartido con tu pareja y/o hijos, ten en cuenta que el espacio que necesitas es mucho. Aquí no vale ser optimista, porque luego cada uno va a reclamar su espacio.
¿Cómo es tu cuerpo? Si eres alta podrás aprovechar todo el alto del mueble, sino tendrás que decidir cómo alcanzar la parte alta del zapatero o destinar la parte alta a cosas que no usas a diario. También el número que calzas y que calzan tus familiares. Te parecerá banal pero no es lo mismo un 36 que un 45.
Esto y la forma de almacenar el calzado influirá en el fondo del zapatero. Lo normal son unos 30-40 cm.
¿Eres de cambiar todos los días o tienes calzado “de diario”? No es lo mismo que te cambies de zapatos todos los días a que uses el mismo calzado toda la semana y lo cambias en “finde” u ocasiones. En este último caso te puedes plantear tener un zapatero principal y otro pequeño para “diario”.

¿Sólo calzado o también accesorios? A muchas nos gusta combinar el calzado con otros accesorios: bolsos, cinturones, fulares, sombreros, etc. Si eres de estas ten en cuenta que el espacio es finito y que si quieres tenerlo todo junto y conjuntado tendrás que tener en cuenta del espacio real que necesitas. Aquí tampoco vale auto-engañarse y ser optimistas.

Como ves se trata de pensar un poco con lógica, sin dejarse llevar demasiado por los sueños pero tampoco que la realidad tape las alas a nuestra ilusión:
!Queremos un zapatero y lo vamos a conseguir!
Mientras tanto mira cómo son los zapateros de las famosas e inspírate.

Y recuerda que tienes mucha más inspiración en nuestro Pinterest